De Fondo

106

En política no siempre lo que parece es

El Procurador General de Justicia en el Estado, Federico Garza Herrera, podrá decir con franca apertura: “Y yo que culpa tengo”. Y claro que desde luego ninguna, pero si busca afianzar su posición para convertirse en el Primer Fiscal del Estado, tendrá la enorme responsabilidad de esclarecer pronto y puntualmente las denuncias presentadas por varios diputados que piden se esclarezca lo que sucedió en el Congreso del Estado, tras las revelaciones del diputado panista Enrique Flores.

Federico no solo agarra una papa caliente, sino hirviente; y para brindar certeza y contribuir en recuperar confianza en el Poder Legislativo, tendrá que aplicarse con toda celeridad y atingencia a investigar los dichos de un diputado que con sus revelaciones puso de cabeza al Congreso del Estado al haber involucrado a varios de sus integrantes en presuntos actos de corrupción. Lo tendrá que hacer porque es la exigencia de una sociedad harta de guerras sucias, de actos de corrupción y denigrantes espectáculos.

Dicen que en política no siempre lo que parece es, y, a la renuncia en bloque de los integrantes de la Comisión de Vigilancia y Fiscalización del Congreso del Estado, habrá que darle algunas lecturas. La disolución de esta importante Comisión, anunciada el miércoles y ratificada el jueves en el pleno del Congreso no puede verse con la simpleza cotidiana de los juicios implacables que se han hecho. La decisión tomada por sus miembros fue una jugada maestra, bien pensada, fría y calculada para contener la presión.

Demuestra, confirma e infiera que algunos de ellos estaban totalmente ajenos a las practicas chantajistas con las que se venía conduciendo el diputado del PAN Enrique Flores. Algunos se salvarán pero otros no. Guadalupe Torres Sánchez mostro congruencia y madurez política al promover la renuncia en bloque de los Integrantes de la Comisión de Vigilancia. De los priistas y panistas integrantes de esta instancia muy pocos meterán por ellos las manos al fuego porque su principio y antecedente los condena.

En términos legales, las revelaciones hechas y divulgadas en medios y redes sociales, tendrán indiscutiblemente consecuencias jurídicas para el presunto interlocutor, porque ahora no solo tendrá que demostrar que había una red de corrupción y complicidad sino que deberá que enfrentar solito las denuncias hechas en su contra por sus propios compañeros de bancada por el simple hecho de haberlos involucrado en presuntas irregularidades que hasta hoy nadie ha demostrado.

En cuanto a las repercusiones políticas del hecho, por supuesto que tendrá un efecto negativo para todos los partidos políticos y ninguno se salva, porque la omisión o la intención también generan una responsabilidad política. Varios de los diputados como Oscar Bautista, Manuel Barrera Guillén y el propio Enrique Flores enfrentarán en el marco de sus aspiraciones políticas futuras la crítica y el rechazo a sus actuaciones si es que en realidad resultara verídico el control que ejercen sobre algunas dependencias federales y estatales como la Sagarpa, la Conagua y la Comisión Estatal del Agua la CEA.

Los titulares de estas dependencias no solo están obligados a esclarecer su probable involucramiento, sino que tendrán que actuar

rápido si es que no desean abrirle un semejante boquete al gobernador del estado. Hasta pronto

Compartir
Artículo anteriorContornos
Artículo siguienteParéntesis