Paréntesis

71

 

Leónidas Fernández

 

Contubernio entre CONAGUA e Ingenios Azucareros

 

De plano fue mucho pedir o solo fue un sueño el que la Comisión Nacional del Agua CONAGUA, sancionara ejemplarmente a los usufructuarios del Ingenio Alianza Popular en Tambaca, por el desastre ecológico que ha venido provocando al vaciar impune e irresponsablemente sus desechos tóxicos en el Rio Gallinas.

 

Autoridades de la Delegación Federal de esta dependencia, afirmaron hace unas dos o tres semanas, que se castigaría el ecocidio provocado por la contaminación generada por los residuos venenosos que desecha el Ingenio Alianza Popular, nunca presentaron documento alguno que demostrara o acreditara tal sanción y argumentaron que era cuestión del Jurídico.

 

No pasaron muchos días para darnos cuenta de todo fue una vil mentira y una gran simulación de la CONAGUA, pues lo único que hizo, fue que la empresa procesadora de azúcar depositara una  “Fianza” hasta en tanto se construyera una tanque de enfriamiento y con ello inhibir, supuestamente  la contaminación de los ríos.

 

Seguramente la institución y los directivos del Ingenio mismo, pensaron que los habitantes de las comunidades afectadas  por el agua contaminada, son pendejos o ignorantes, pues la muerte de miles de especies de rio no fue por calentamiento del agua, sino simple y llanamente por los tóxicos que vertieron al rio; específicamente sosa caustica y otros ácidos que utilizan para el mantenimiento o limpieza de su maquinaria.

Según la versión de varios productores de caña, la famosa torre de enfriamiento de nada servirá, porque la causa principal de la contaminación de los ríos en la Huasteca es por los desechos o sustancias toxicas que tiran los Ingenios. Esa torre, no cuesta más que la mitad de la Fianza depositada y les será devuelta a los directivos del Ingenio una vez que se construya, sin embargo nada garantiza el que se siga destruyendo el ecosistema.

 

¿Qué intereses pueden estar detrás de la acción impune de los ingenios, de la indolencia y la irresponsabilidad de una dependencia como la CONAGUA?, pues simplemente todo un velo de mentira y corrupción, siempre ha sido así y en el negocio no solo han estado presentes funcionarios de esta institución, sino otras como la SEMARNAT o la misma Procuraduría responsable de la Protección del Medio Ambiente, no se explica de otra manera tanta impunidad.

En todo este episodio de tragedia comprobada en nuestros ríos huastecos, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, UASLP, también nada de muertito. La Facultad de Ciencias Químicas, que debió solidarizarse con las comunidades afectadas y hacer un estudio de la calidad del agua, simplemente se negó o argumentó no tener tiempo y autorización para realizar los análisis.

 

Compartir
Artículo anteriorTrazos y Sombras
Artículo siguienteCon Sentido